Regresar a blog

¿Por qué debes empezar a usar contratos digitales?

A partir del desarrollo tecnológico en el sector comercial, el Derecho Mercantil reconoció la existencia del comercio electrónico.

Definido como la actividad económica que permite el intercambio de productos y servicios a partir del uso de la tecnología y medios electrónicos, como páginas web, aplicaciones y redes sociales, el comercio electrónico permite que los usuarios cubran sus gustos y necesidades a través de un click en la pantalla.

Al respecto, el artículo 89 del Código de Comercio describe la digitalización como la migración de documentos impresos a mensaje de datos, este último entendido como la información generada, enviada, recibida o archivada por medios electrónicos, ópticos o cualquier otra tecnología.

De lo anterior se desprende la existencia de los contratos electrónicos.

Pareciera ser que la única diferencia entre un contrato electrónico y uno físico es que el primero es digital. Sin embargo, un contrato electrónico es mucho más complejo que eso, en realidad un contrato electrónico es un mensaje de datos que gracias a un CLM (Contract Lifecycle Management) como TRATO, se almacena en el interior de una cadena de bloques en el Sistema Blockchain.

Consecuentemente, la existencia del comercio electrónico, el mensaje de datos y los Contract Lifecycle Management como TRATO permiten que la gestión de los contratos electrónicos sea sencilla y eficaz, incluso el usuario puede cargar su repositorio de contratos digitales desde cualquier dispositivo.

Biometría

Asimismo, la convergencia entre los contratos electrónicos y un CLM como TRATO permite monitorear la trazabilidad electrónica de tus contratos digitales en todo momento, almacenando toda la documentación relacionada a los mismos. Además, ofrece el flujo de negociación que permite al usuario colaborar en la construcción y firma de documentos electrónicos  con otros usuarios o externos de la plataforma.

Gracias al uso de un contrato electrónico, podrás resguardar en el mensaje de datos distintos niveles de seguridad como biometría y fecha cierta.

Contratos electrónicos vs. Contratos físicos

Contratos electrónicosContratos físicos
Gracias a su integración con el Sistema Blockchain, cualquier modificación puede ser verificada posteriormente. 
Asimismo, la información está protegida debido a que se encuentra cifrada de extremo a extremo.
Son fácilmente alterables porque dependen de circunstancias físicas (tinta, archivo, etc).
Como consecuencia del resguardo de documentos en la nube, los participantes del contrato siempre tendrán acceso a él, evitando el riesgo de extraviarse o presentar deterioros ambientales.Son susceptibles al deterioro causado por situaciones ambientales ya sea humedad, agua, fuego o cualquier desastre natural que ocurra.
Es posible verificar la identidad de los participantes del contrato en el momento de firma y posteriormente.La identificación de las personas sólo se puede verificar al momento de firma.
Es posible establecer notificaciones y alarmas para que los participantes recuerden elementos importantes (fechas de pago, etc).

El mundo cambió en las últimas décadas. Muchos procesos han sido automatizados gracias a la tecnología. Hoy podemos hacer las compras del mes desde una aplicación en tu celular, tomar clases a distancia e incluso formar equipos de trabajo con personas de distintos lugares del mundo.

Firma electrónica

A primera vista, parece complicado implementar el uso de contratos digitales. La plataforma que ofrece TRATO es sumamente intuitiva y permite al usuario tener una experiencia sencilla, agradable y eficiente en el proceso de digitalización de contratos.

En TRATO, la construcción de contratos es sencilla y rápida.

Como adelanté, TRATO resuelve y facilita:

(i) La colaboración contractual, al permitir la construcción y administración de contratos digitales en un equipo de trabajo;

(ii) El almacenamiento de los contratos electrónicos, pues la plataforma resguarda todos los documentos digitales trabajados en ella y genera expedientes en caso de que dichos documentos tengan anexos. Por ejemplo, se puede incluir a un contrato electrónico la identificación personal de las partes, instrumentos públicos, entre otros documentos;

(iii) La digitalización, al eliminar las barreras físicas que existen en la celebración de los contratos electrónicos;

(iv) La negociación, al permitir la gestión de contratos electrónicos en tiempo real;

(v) La gestión completa del contrato digital, pues acompaña a los usuarios desde la etapa de creación, hasta la ejecución del contrato electrónico;

(vi) Notificaciones y avisos, se pueden configurar notificaciones para cada contrato digital. Por ejemplo, está por vencer un contrato de arrendamiento, es necesario revisar si será renovado o no.

Los beneficios de utilizar un CLM como TRATO son:

(i) Eficiencia de procesos, pues implementar el uso de este tipo de herramientas permite que los usuarios ahorren tiempo y dinero;

(ii) Inmediatez, la gestión de los contratos digitales resulta tan sencilla como entrar a la aplicación de mensajes instantáneos del celular;

(iii) Control, las plataformas digitales para la gestión de contratos electrónicos permiten el control total y absoluto sobre la creación y gestión de documentos jurídicos.

Por lo anterior, implementar el uso de una plataforma tecnológica como TRATO es el primer paso para entrar al mundo de la digitalización y como consecuencia a la realidad tecnológica que existe hoy en día y persistirá de ahora en adelante.

En TRATO gestionar tus contratos digitales y comenzar a firmar electrónicamente es fácil y seguro.

Solicita una demo ahora

Prueba Trato y transforma la gestión de tus contratos en un proceso eficiente.