Regresar a blog

¿Qué es la tácita reconducción?

Cuando se habla de contratos de arrendamiento, ya sea como propietario o inquilino se entiende que ambas partes acordaron un período de vigencia y al término ambas partes deben hacer una renovación del contrato de arrendamiento en caso de que quieran seguir con la relación contractual.

En el caso de que las partes estén de acuerdo en renovar la relación contractual, se procede con un nuevo plazo de vigencia, pero que  no crea un contrato distinto, si no que dentro del contrato celebrado originalmente, se origina la renovación o extensión del mismo.

En pocas palabras la tácita reconducción, trata de que al vencer el ya mencionado plazo en el arrendamiento se general un nuevo plazo de vigencia, siempre y cuando no haya ningún impedimento por el arrendador y el arrendatario; si se lleva a cabo de esta forma, se entiende que la relación se renovó de manera directa y pero que no es periodo indefinido.

Sucede que cuando se fija inicialmente un plazo de vigencia, si las partes no acuerdan prorrogar, el contrato concluye el día establecido sin necesidad de requerimiento, hecha la anterior mención, si al terminar el contrato el inquilino o arrendatario permanece con la posesión del inmueble arrendado por más días, con la autorización o el consentimiento del arrendador, entonces se entiende que el contrato se renueva tácitamente.Significa la continuación o renovación del contrato de arrendamiento, rústico o urbano, por el hecho de permanecer el arrendatario en el uso y goce de la cosa arrendada luego de vencer el término pactado del arrendamiento. Si la tácita reconducción es admitida por las partes no prohibiendo de forma expresa, el segundo contrato se entiende contraído en términos idénticos al primero.

Aunque se pueden presentar motivos por los cuales no se renueve la relación y el contrato de arrendamiento no tenga una extensión del plazo en algunas de las situaciones específicas se pueden llegar a observar otras causas que no se mencionan pero que también pueden ser un factor que impida la renovación del mismo. Algunas de las razones más comunes para  que no se permita la tácita reconducción como pueden ser las siguientes:

  1. Dejar de pagar el alquiler. 
  2. Falta de pago de la fianza o de su actualización.
  3. Subarrendar la vivienda.
  4. Daños causados por el inquilino en la vivienda o realizar obras no consentidas por el propietario.
  5. Llevar a cabo actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas dentro de la vivienda.
  6. Que la vivienda no se destine a vivienda habitual y permanente del arrendatario.
  7. Tener animales en casa.
  8. Si el arrendador necesita recuperar la vivienda.

Solicita una demo ahora

Prueba Trato y transforma la gestión de tus contratos en un proceso eficiente.